SPANISH-La oposición a la militarización y al saqueo de los recursos naturales en Nigeria

Dos jóvenes ogoni, Goteh Keenam y Dambani Kuenu, oriundos de Zor-Sogho, en el estado de Rivers, en Nigeria fueron asesinados por la policía durante una protesta. Los dos protestaban contra un plan estatal para reubicar el cuartel militar Bori, que alberga la Segunda Brigada Anfibia, y actualmente está situado en la ciudad de Port Harcourt, en territorio ogoni.

Aunque estos tipos de ejecuciones extrajudiciales son muy comunes en Ogoni* y en Nigeria, los asesinatos y la creciente resistencia a la reubicación del cuartel Bori parecen indicar que se acerca un tipo de confrontación que no ha sido vista durante años en Ogoni.

En la década de los noventa, el pueblo ogoni organizó un gran movimiento de resistencia pacífica para expulsar a la petrolera multinacional Royal Dutch Shell, responsable de 40 años de destrucción ambiental en las tierras ricas en petróleo que pertenecen a este pueblo. En aquel momento, la respuesta de la dictadura militar de Nigeria fue de completa cooperación con Shell y de un absoluto desprecio por la gente ogoni y su tierra. Los dirigentes del Movimiento para la Supervivencia del Pueblo Ogoni (MOSOP), principal organización que lideró el movimiento anti-Shell, fueron desaparecidos, junto con miles de ogoni que fueron asesinados, violados o desplazados como consecuencia de los “operaciones de derrocamiento” implementadas para reforzar la presencia de Shell en la zona.

A pesar de la muerte y la destrucción, los ogoni lograron sacar a Shell de sus tierras, donde siguen siendo “personas non gratas” 15 años después. Sin embargo, la devastación causada durante el conflicto persiste. El MOSOP, que en su momento ofreció un liderazgo y una bandera bajo la cual los ogoni podrían luchar, nunca se recuperó totalmente y se fragmentó perdiendo la mayor parte de su visión y militancia, y adquirió un enfoque y un estilo de organización no gubernamental (ONG).

Los tiroteos en Sogho y la obstinación del gobierno del estado de Rivers para reubicar el cuartel en Ogoni contra la voluntad de la gente han tenido un efecto unificador. Facciones del MOSOP que se negaron a trabajar unos con otros anteriormente se han unido. Hay movilizaciones en los pueblos que no habían sido vistas en años. Y tanto los ogoni como sus simpatizantes en todo el mundo se están reuniendo y utilizando todos los medios a su disposición para dar voz a un ¡No! colectivo a la base militar.

El conflicto de la década de los noventa causó aversión a la presencia militar dentro de Ogoni, pero hay problemas subyacentes geográficos, demográficos y políticos que hacen el traslado del cuartel de Bori aún más polémico. Alrededor de 500 mil ogoni viven en un territorio de mil 50 kilómetros cuadrados, lo cual convierte la zona una de las áreas más densamente pobladas del continente africano. Además, extensiones masivas en Ogoni han sido expropiadas en los últimos años para beneficiar a las compañías petroleras multinacionales y el gobierno federal de Nigeria, lo cual dificulta el acceso a la pesca y a las tierras de cultivo que constituyen la espina dorsal de la economía tradicional y los medios de sobrevivencia del pueblo.

Entonces, ¿por qué el gobierno del estado de Rivers desea mover el cuartel Bori a Ogoni? En realidad, ninguna razón oficial ha sido dada, ya que el gobierno se niega a reconocer que el plan se ha puesto en marcha. Ellos dicen que quieren hacer un proyecto de agricultura mecanizada en la tierra, pero curiosamente enviaron topógrafos militares para comenzar el proceso de expropiación. Es un hecho conocido, aunque la información no ha sido publicada, que el terreno donde se encuentra ahora el cuartel de Bori en el corazón de la ciudad de Port Harcourt, ha sido vendido y el dinero compartido entre los políticos locales, incluido el gobernador del estado, quien es uno de los principales promotores de la reubicación del cuartel.

La verdadera razón para la reubicación es simple: el petróleo. El gobierno de Nigeria quiere volver a establecer una presencia militar en Ogoni como paso previo a que el petróleo fluya libremente de nuevo después de 15 años. Shell sabe que no hay vuelta atrás en Ogoni, y por lo mismo han estado tratando de vender sus concesiones en el territorio durante los últimos dos años. Por su parte, el gobierno nigeriano está allanando el camino y creando condiciones favorables para el retorno de empresas petroleras multinacionales a Ogoni.

A pesar de las mentiras oficiales y la falta de información, nadie en Ogoni, ni el activista de MOSOP más experimentado, ni las mujeres campesinas analfabetas, han sido engañados. Todo el mundo sabe que el cuartel Bori está por venir. Y saben por qué.

Como respuesta, el 19 de junio, MOSOP y otros activistas ogoni se reunieron en el Centro Ogoni de la Paz y Libertad en la ciudad de Bori para condenar la violación persistente de los derechos humanos del pueblo ogoni por los soldados armados, y exigir la retirada inmediata de las tropas de Ogoni. Del mismo modo rechazaron cualquier adquisición de tierras en Ogoni ya sea para la propuesta de traslado de una instalación militar o para fines agrícolas, y llamaron al gobierno a detener todas las actividades de prospección.

 

* La palabra “Ogoni” se refiere de igual manera a la gente y su territorio